En esta etapa, te enfrentas a la tarea de moverte físicamente y ésta puede ser una experiencia estresante para cualquiera. Sin embargo, con un poco de planificación, se puede reducir el estrés. Lo primero y más importante es comenzar a planificar temprano; idealmente de seis semanas a dos meses antes de la fecha de mudanza prevista.

También es una buena idea anotar los números de teléfono importantes, las fechas y los nombres de las empresas en la lista de verificación de la mudanza. De esta manera, toda la información importante que puedas necesitar durante la mudanza se encuentra en un solo lugar.

Para ello, te proponemos este checklist con todas las acciones que deberás llevar a cabo para que la mudanza sea todo un éxito

Seis semanas antes de la mudanza

  • Confirma la fecha de la mudanza con tu agente antes de reservar cualquier servicio.
  • Si actualmente vives de alquiler, informa a los propietarios de la fecha de mudanza propuesta por escrito. La carta debe incluir la fecha de la mudanza e indicar claramente la fecha en que se redactó.
  • Verifica si el propietario tiene algún requisito con respecto a la devolución de fianza, mudanza, entrega de llaves, etc.
  • Informa a tu compañía de seguros del hogar la fecha propuesta para la mudanza. Esto asegura que tu cobertura en la nueva dirección comienza desde el día de la mudanza.
  • Si se tienen en cuenta los servicios de mudanzas profesionales, solicita presupuestos de una variedad de empresas de mudanzas antes de tomar una decisión.
  • Se les debe informar sobre cualquier pieza extremadamente pesada o incómoda que deba moverse y cualquier problema de accesibilidad en cualquiera de las propiedades. Un presupuesto por escrito debe incluir:
  1. El tipo de seguro que tienes y lo que cubre
  2. La cantidad de personas utilizadas en cada movimiento
  3. Si se incluye material de embalaje o si hay un cargo adicional
  • Si las mudanzas profesionales no son una opción, intenta comenzar a pedir ayuda unas seis semanas antes de la mudanza. Pregunta siempre a más personas de las necesarias, siempre puede haber una baja
  • Reserva espacio de almacenamiento, si es necesario.
  • Informa a las empresas de servicios públicos correspondientes sobre la mudanza y la fecha de la mudanza.
  • Evalúa tus pertenencias actuales y entrega / vende todo lo que pueda.
  • Encarga muebles, alfombras, persianas o cortinas a medida en este momento si tienes información exacta sobre las medidas de la nueva propiedad.

Menos de dos semanas antes de la mudanza

  • Empaqueta todos los artículos no esenciales y etiqueta claramente el contenido.
  • Organiza el cuidado de niños y mascotas para el día de la mudanza si es necesario
  • Finaliza los detalles con la empresa de mudanzas elegida y confirma la hora de llegada y las direcciones a ambas direcciones.
  • Si la nueva casa está ocupada, se deben ultimar los detalles con el ocupante actual. La hora de llegada a la nueva dirección debe ser adecuada tanto para el comprador como para el vendedor.

El día antes de la mudanza

  • Empaqueta todo lo que te queda en casa y reserva una bolsa / caja con los elementos esenciales necesarios para el día (puedes incluir ropa, artículos de tocador, medicamentos, comida, etc.)
  • Haz un barrido final de la casa, cerrando cada habitación después de que haya sido inspeccionada.

Recuerda: Mudarse no tiene por qué ser estresante o caótico.

No dudes en pedirle consejos o sugerencias a tu agente inmobiliario. Contratar a tiempo a un agente competente y confiable te dejará tiempo y energía para hacer que el proceso de mudanza sea sencillo y sin complicaciones. Ponte en contacto con tu agente REMAX y preocúpate solo de la mudanza